Nuevos productos

» No hay nuevos productos en este momento

Larga vida:

La iluminación LED se caracteriza por el largo tiempo de vida que posee. Su vida media está entorno a las 50.000 horas. La duración de estas no se calcula en función del momento en que se apagan, sino en base a un porcentaje del flujo luminoso (lúmenes) inicial. Esto significa que las luminarias LED siguen funcionando una vez consumidas las horas de vida útil especificadas aunque con menor intensidad.

Eficiencia energética:

Hoy en día, la tecnología LED es la forma más eficiente de iluminación, (80% menos en comparación con la iluminación tradicional). Esto significa que alrededor del 80% de la energía eléctrica se convierte en luz, consumiendo muy poca potencia y por lo tanto, emitiendo muy poco calor. Las bombillas incandescentes tradicionales únicamente convierten el 20% de la energía en luz, perdiendo un 80% en forma de calor.

Iluminación ecológica:

Los dispositivos LED no contienen mercurio, no producen irradiaciones de infrarojos, no producen contaminación lumínica y son 100% reciclables. El largo período de vida operativa mencionada anteriormente, significa que una bombilla de luz LED puede ahorrar material y la producción de 20 bombillas incandescentes.

Calidad asegurada:

Las luminarias LED están fabricadas de componentes altamente resistentes que pueden soportar las condiciones más duras. Son ideales para sistemas de iluminación al aire libre debido a su gran resistencia a la intemperie, viento, lluvia, polvo, etc.

Cero emisiones UV:

La iluminación LED produce muy poca luz infrarroja y escasas emisiones UV. Debido a esto, es muy adecuada para la iluminación de materiales sensibles al calor, tales como galerías de arte, sitios arqueológicos, etc.

Flexibilidad de diseño:

Los LEDs pueden llegar a producir una iluminación altamente eficiente. Las luminarias LEDs pueden regulables, pudiendo obtener un control dinámico de la luz, color y distribución. Sistemas de iluminación LED correctamente diseñados, pueden lograr fantásticos efectos de iluminación, no sólo para la vista sino también para el estado de ánimo y la mente.

Gran resistencia:

Las luminarias LED son ideales para ambientes con temperaturas frías y bajas o calientes y altas. Para las lámparas fluorescentes, las bajas o altas temperaturas pueden afectar el funcionamiento y presentar un desafío.

Fácil direccionalidad:

La tecnología LED está diseñada para enfocar su luz y poder ser dirigida a un lugar específico, sin el uso de un reflector externo. La luz emitida por el LED, es mucho más brillante y nítida que la del halógeno y el fluorescente. Tiene un encendido inmediato (microsegundos), y no tiene fallos, parpadeos ni variaciones de intensidad. La iluminación LED no altera los colores reales, gracias a su alto índice CRI. Gracias a los modelos RGB, se consigue iluminación multi-color, ideal para creación de ambientes.

Iluminación con frecuencialidad:

Las luces LED se pueden apagar y encender con frecuencia, sin afectar a la vida del LED o la emisión de luz. En contraste, la iluminación tradicional puede tardar varios segundos para alcanzar el brillo máximo, además la frecuencia de encendido / apagado, reduce drásticamente la esperanza de vida operativa.

Iluminación a baja tensión:

Una fuente de alimentación de baja tensión es suficiente para la iluminación LED. Esto hace que sea fácil de emplear también en exteriores, mediante la conexión de una fuente de energía solar externa.